Manifestación en contra de los cambios en la moratoria previsional impuestos por el Gobierno de Cambiemos.

Por Laura Vales

“Ni una jubilada menos” es la convocatoria con que organizaciones sindicales, movimientos sociales y partidos políticos movilizarán esta tarde, a las 15 horas, a la sede de la Anses para denunciar que la prórroga de la moratoria para que puedan jubilarse las mujeres con edad pero no todos los aportes realizados es excluyente. “Los casos de trabajadoras que pueden acceder a una jubilación ordinaria a través del nuevo sistema son cada vez menos, porque aumenta la cantidad de años que tienen que tener aportados”, denuncian. Marchan las Mujeres Sindicalistas de la Corriente Federal de Trabajadores, las dos CTA, sindicatos de la CGT, la CTEP, Barrios de Pie, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo y otros movimientos sociales.

La protesta central será en la Ciudad de Buenos Aires, pero también hay otras convocadas en Mendoza, Santa Fe y San Luis.

“Queremos un verdadero sistema de Seguridad Social inclusivo, que reconozca las diversas modalidades de trabajo en las que nos desempeñamos”, plantearon en la convocatoria la Mujeres Sindicalistas.

Según la estimación del Centro de Economía Política (CEPA), medio millón de mujeres de entre 55 y 59 años quedarán sin posibilidades de jubilarse. Esto es así porque el gobierno prorrogó por tres años la moratoria del programa comúnmente conocido como jubilaciones para amas de casa, a través de la Resolución 158/2019 de ANSES, que le fijó limitaciones. La medida no es universal porque no incluyó la prórroga de la fecha de corte, que continúa fijada en el año 2003. Esta fecha que limita temporalmente la posibilidad de declarar deuda por aportes, es decir, el límite para “comprar”años. “En definitiva, la extensión por tres años a través de la Resolución 158/2019 le exige a una persona de 60 años contar con al menos 4 años de aportes desde 2003 ya que limita la compra de años a 26”, remarcó el CEPA. Claramente, en la Argentina de hoy que una mujer mayor de 55 años pueda conseguir un trabajo en blanco, con aportes, es una situación excepcional.

En el Centro Atenea coincidieron en que una mujer que trabajó toda su vida realizando tareas domésticas y de cuidado no podrá acceder al derecho de jubilarse. “Tampoco una trabajadora a la que el empleador nunca le haya realizado los aportes. La prórroga es hasta el año 2022, con lo cual las mujeres que tengan edad de jubilarse en ese año, deberá comprobar 7 años de aportes”, indicaron en un informe. “Esta medida toma especial relevancia, si tenemos en cuenta que en los últimos 3 años ha aumentado la informalidad laboral, principalmente en las mujeres. Hoy, casi 4 de cada 10 mujeres asalariadas, tienen un trabajo sin aportes jubilatorios”.

Atenea detalló que “según los datos oficiales de INDEC, en toda la Argentina, a fin de 2018 se estiman en 1.076.028 las mujeres entre 55 y 59 años que estarían cerca de cumplir con la edad para jubilarse en los próximos años. Pero de todas ellas sólo el 55% (588.248) tienen aportes , mientras que el restante 45 por ciento los tiene”.

¿Querés leer la nota periodística?

Ir a la nota