La desocupación entre los jóvenes casi triplica a la de los adultos. Un informe elaborado por Fundación SES y el Centro de Estudios Atenea estima que el desempleo entre las personas de 16 a 24 años asciende al 24,3 por ciento. El “Monitor de Empleo Joven” identifica que más de 3 de cada 10 jóvenes no completaron la educación básica. “El secundario completo es un requisito fundamental de la demanda laboral para contratar trabajadores y trabajadoras. Pero las credenciales educativas no garantizan la obtención de un empleo, aunque en el plano individual pueden mejorar o reducir sus  posibilidades de inserción y condiciones laborales”, advierten los investigadores. Otro elemento que identifica el documento es que la informalidad afecta al 49,9 por ciento de los jóvenes. El dato supera en 23 puntos porcentuales las cifras experimentadas por los adultos. La construcción es el sector en el que más se insertan los varones jóvenes mientras que las mujeres jóvenes suelen acceder a los servicios comunitarios, sociales y personales y en los hogares con servicio doméstico. Esas actividades concentran los niveles de precarización más elevados de la economía.

¿Querés leer la nota periodística?

Ir a la nota

Leé el informe original de Atenea

¡Leer!